El futuro de las bibliotecas a vista de pájaro

biblio Biblioteca de México[/caption] El Consejo de Cooperación Bibliotecaria acaba de publicar el informe Prospectivas 2020, http://bit.ly/1d6D5HD en el que hace un resumen de las áreas que más transformaciones sufrirán en los próximos años. Partiendo de la idea de que no estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época, y que la que viene no va a ser mejor en cuanto a disponibilidad económica, el informe habla de la necesidad de que los centros se adapten a los nuevos tiempos y tomen medidas para llegar “vivos” al 2020. Vivir en digital  Prácticamente todas las recomendaciones hablan de un mundo en el que lo digital avanza sin freno y las bibliotecas tendrán que adaptarse a esta nueva realidad. El manejo de esta información, el big data, es uno de los grandes retos de nuestro tiempo. El Open Access o Acceso Abierto al conocimiento será otro campo de batalla, especialmente para las bibliotecas universitarias. En este contexto de lo digital, las bibliotecas serán imprescindibles para la alfabetización informacional y la ruptura de la brecha digital. Las colecciones serán híbridas, en formatos y contenidos, lo que requiere una nueva forma de gestión. Nuevos retos para los bibliotecarios En cuanto al personal, es obvio que también tendrá que adaptarse a los nuevos tiempos. Las bibliotecas requieren más flexibilidad y movilidad de personal y también profesionales de nuevo cuño muy al día en las labores clásicas del bibliotecario, pero también en habilidades como gestor y organizador, de capacidades educativas en alfabetización informacional, y conocimientos de negociación y comunicación. Es necesario mostrar la biblioteca como un lugar moderno donde trabajar para atraer nuevos perfiles.  Espacios más acogedores y flexibles  La parte más interesante en cuanto al espacio físico, es la que potencia la imagen de la biblioteca como plaza pública. Las nuevas políticas aspiran a convertir la biblioteca en el tercer lugar, el sitio donde los ciudadanos pasen más tiempo después del trabajo y el hogar. En este contexto, la educación y el aprendizaje serán la clave para atraer a los ciudadanos en un entorno en el que cada vez habrá menos préstamo de libros, pero más actividades de formación.  La misma flexibilidad que se le pide al personal, será necesaria para los espacios físicos. Las bibliotecas tendrán que estar preparadas con espacios intermodulares y multidisciplinares que cada vez sean más cómodos y atractivos para el usuario. El informe  recomienda recuperar espacios públicos infrautilizados para incorporarlos como espacios bibliotecarios. Será necesario trabajar en red; la cooperación intercentros garantizará la supervivencia de muchas bibliotecas por el ahorro de costes y por facilitar la adaptación a las necesidades de una sociedad con nuevos retos en cuanto a la gestión de información. Será necesario también la búsqueda de nuevas vías de financiación como mecenazgo, patrocinio, crowdfunding… Con todo esto resulta claro que las bibliotecas tendrá un nuevo perfil dentro de seis años, más tecnológico por un lado, pero más humano por otro, una apuesta fuerte que puede acabar convirtiéndolas en los lugares favoritos por la ciudadanía para pasar el tiempo de ocio. ¿Y tú, cómo imaginas que será la biblioteca de tu barrio en el futuro?  ]]>

Síguenos en:

About Vicente Funes

Vicente Funes, técnico especializado bibliotecas. Gestor de las redes sociales de Infobibliotecas. No dudes en contactar conmigo en: vfunes@infobibliotecas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.