Invitación a la relectura de García Márquez

gabo E inevitablemente saltan a la memoria los numerosos personajes de ensueño que creó el premio Nobel colombiano y todo ese mundo de realismo mágico que ahora se quedado sin su creador. Macondo está de luto. La vida de García Márquez está plagada de la épica que tantas veces acompaña a los escritores, la gran mayoría de los cuales pasa apuros hasta que consigue poder vivir de la escritura, si es que finalmente lo logran. Gabo periodista de profesión, decidió dejar los reportajes y entregar sus ahorros a su mujer para que administrase los gastos domésticos mientras él se encerraba a escribir Cien años de soledad, que por aquel entonces tenía el título provisional de La Casa. Tardó año y medio en acabarla y cuando el matrimonio fue a correos a enviar el manuscrito, no tenían dinero suficiente y decidieron dividir la novela en dos partes y mandar solo la mitad. A partir de ese momento todo fue a mejor, aunque antes de recibir respuesta del editor Gabriel y Mercedes tuvieron que empeñar el secador de pelo también, pero no mucho tiempo después la novela se había convertido en una obra imprescindible de la literatura hispanoaméricana. O universal, a juzgar por el Nobel que le dieron a Márquez cuando tenía solo 55 años. Fue uno de los autores más jóvenes en recibirlo. cienanos-2Con Cien años de soledad quedaba claro que García Márquez tenía una voz propia y un universo particular que tanto ha inspirado a escritores de su tiempo. Pero no puedo dejar de pensar qué habría ocurrido si García Márquez no hubiese dado con una esposa dispuesta a sacrificarse tanto para que su esposo cumpliese el sueño de ser escritor o si el dinero no hubiese alcanzado para hacer ese primer envío. ¿Habríamos tenido noticias alguna vez de Macondo y los Buendía?. Supongo que sí, porque un escritor, cuando tiene necesidad verdadera de serlo, encuentra el camino. Comencé a leer Cien años de soledad en el peor momento en que puedes comenzar una novela como esta; en plena época de exámenes universitarios. Se acercaba el verano, hacía calor y harta de pasar el tiempo encerrada entre mi habitación y la biblioteca, abrí el libro que llevaba años en mi casa- que, confieso, nunca me había llamado la atención– y eché un vistazo al primer párrafo. Recuerdo bien que pensé, “un par de páginas y vuelvo a los apuntes”. Pero me fue imposible parar; el libro me agarró por las entrañas y ya no pude dejarlo hasta que llegué al final, a lo largo de las cuatrocientas páginas. No recuerdo nada de cómo fue en los exámenes aquel año– supongo que ni mejor ni peor que otros años– pero sí recuerdo los personajes y las historias que tanto me subyugaron Y ahora que han pasado más de veinte años de aquello, creo que el mejor homenaje que se le puede hacer a un escritor tan grande es simplemente volver a leerlo. La BNE acaba de anunciar que el Día del Libro de este año estará dedicado a la figura de García Márquez y estamos seguros de que muchas bibliotecas pondrán estos días todas sus obras bien a la vista. Ojalá sirva para que nuevos lectores descubran quién fue Gabo.  A menudo la muerte de un escritor tiene algo positivo; mucha gente comienza a leerlos cuando se enteran de que ya no están.    ]]>

Síguenos en:

About Vicente Funes

Vicente Funes, técnico especializado bibliotecas. Gestor de las redes sociales de Infobibliotecas. No dudes en contactar conmigo en: vfunes@infobibliotecas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.