Look chic book

Quienes vivieron las Semanas Santas de los 60, 70, por no hablar de las décadas previas, recordarán lo difícil que era escapar de esa España católica, apostólica y romana por mucho que, desde el 78, la Constitución dijera que vivíamos en un país laico. La televisión, los cines cerrados, la omnipresente religión tomando las calles. En 2017 pase lo que pase en el mundo, salvo que sea en la puerta de tu casa: hay tantas evasiones vía redes sociales y demás sonajeros digitales que es posible practicar la estrategia del avestruz casi de forma ininterrumpida. Pan, circo y boogie, boogie, que cantaba el visionario Fabio McNamara. Hasta que el panorama se pone intenso.

 

Diseño de la marca inglesa Rooby Lane especializada en fabricar prendas por encargo según los gustos literarios de sus clientes.

 

Otro de los diseños de Rooby Lane.

Ante determinadas situaciones no cabe evadirse, hay que afrontarlas, informarse, trabajarse una opinión propia, en una palabra: posicionarse. Desde un blog cultural como éste, que parte del mundo de las bibliotecas; y que publica para celebrar el #DíaDeLaBiblioteca 2017 un tuit con una frase-eslogan tipo «porque quien habla de bibliotecas termina hablando de todo» (que para sí hubiera querido Coelho): ¿es coherente abstraerse de la actualidad más inmediata? Afortunadamente siguen estando ahí las redes para echarte una mano.

Entras en Facebook y te encuentras con que uno de nuestros editores favoritos, Txetxu Barandiarán de Trama Editorial, comparte un micropoema de la imprescindible poetisa Ajo. Y todo cobra sentido:

A la que te descuidas
la actualidad
te acaba robando
el presente.

 

 

Y para evitar que nos roben nada vamos a permitirnos ser frívolos en mitad de este guirigay. La frivolidad, bien entendida y ejercida, puede ser la mejor respuesta ante los dogmáticos, aguafiestas, solemnes e intolerantes que exigen monopolizarnos el presente. Una cultura alcanza cierto grado de sofisticación intelectual cuando puede permitirse cultivar la frivolidad sin pedir permiso. Y con la línea de complementos para la temporada Otoño 2017 de la diseñadora Olympia Le-Tan podemos procastinar y deleitarnos sin cargo de conciencia alguno. Le-Tan está especializada en complementos de moda con continuas referencias literarias y cinematográficas. Bueno, de hecho es que ha convertido los libros en bolsos.

 

Pese a lo que pueda parecer no son libros: son bolsos de la temporada invierno 2017 de Olympia Le-Tan

 

Que la moda se inspire en los libros, el cine, la música o el arte no es nada novedoso. Lo que es más original es crear una colección que aplique en sentido estricto el refrán de ir hecho un cuadro. La marca de alta costura Viktor & Rolf lo hizo en 2015 lanzando una colección con la que se podía llevar, literalmente, el museo a cuestas. Para presumir hay que sufrir, sostienen los fashion victims (o insiders según nos recomiendan por las redes), y en este caso la exhibición del amor por la cultura requería de un auténtico sacrificio para portar dichas prendas.

 

 

No sabemos si la colección tuvo un gran éxito de ventas pero nos recuerda a algunos de los diseños de la recién galardonada con el Premio Nacional de Diseño de Moda 2017: Ágatha Ruiz de la Prada. En el colorista mundo de la diseñadora española es posible encontrar más de una referencia a la literatura, el cómic, el cine o la pintura: pero su protagonismo en este post no va a ser, contrariamente a lo que sería previsible, por sus diseños sino por lo que dijo en una entrevista hace unos años:

 

 

No estaría mal que Ágatha hiciera unas prácticas en alguna biblioteca para, seguro, apasionarse aún más por las bibliotecas al descubrir que los bibliotecarios hacen cosas muchísimo más interesantes que ordenar los libros. Pero sea como sea son de agradecer sus palabras.

 

Diseños de Agatha Ruiz de la Prada inspirados en la música y el surrealismo.

El revisionismo al moderneo está de moda.

 

Todo movimiento contracultural que se precie, sigue un patrón evolutivo más o menos ajustado a estas fases: irrupción espontánea tras una cocción subterránea, a continuación, objeto de culto para minorías que reafirman su identidad gracias a compartir el secreto. Y si llega a superar esta segunda etapa, lo siguiente será su eclosión en los medios, tras lo cual, solo queda el estereotipo, la parodia y el repudio de muchos de sus seguidores iniciales para que quede refrendado el éxito.

Una vez desactivada cualquier carga subversiva: será motivo de exposiciones, estudios académicos, memorabilia, merchandising, y lo más importante: inspiración para colecciones de alta costura, que terminarán clonadas por Zara, Mango o H&M para consumo de postureos varios.

Distinguirse a través de la apariencia cuando la moda se ha democratizado hasta niveles propios de la clonación: es misión imposible. Hipsters, indies, gafapastas o cualquier otra especie cultureta que pueda surgir lo intentan en vano: nadie podrá superar nunca a los bibliotecarios. Tanto da cómo se vistan o maqueen. Los bibliotecarios no precisan lanzar mensajes de su amor por la cultura en su apariencia externa porque lo llevan en su interior, pegado a su cuerpo, en contacto directo con lo más privado de su intimidad. Solo hay que ver esta colección de ropa interior con frases motivacionales bibliotecarias para que, ni la mismísima Anna Wintour, se atreviese a criticar tamaño alarde de buen gusto.

 

Nunca juzgues un libro por su portada.

Los bibliotecarios lo hacen por los libros.

Sí, soy bibliotecario. No, no puedo quitarte las multas por retraso.

Soy bibliotecaria infantil. ¿Cuál es tu superpoder?

Me gustan los libros grandes, no puedo mentir.

Los bibliotecarios lo hacen un montón.

Los bibliotecarios lo hacen tranquilamente.

 

Y para cerrar volvemos a los bolsos-libros de la diseñadora Olympia Le-Tan. El cineasta Spinke Jonze rodó un maravilloso corto tomando como protagonistas a sus creaciones que bien merece la pena rescatar para cerrar, cual traje de novia, este desfile-post:

 

Síguenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *