Efecto Barbra Streisand bibliotecario

Barbra intentando escapar al hedor de la censura.

 

Hay vivencias que unen más a la especie humana que el pertenecer a un país, género, ideología o equipo de fútbol. En un panorama social y cultural altamante fragmentado van quedando pocas experiencias en las que coincidamos sin excepción. Y la frustración que provoca la deshumanización progresiva de las relaciones con empresas o instituciones a través de Internet es una de ellas.

¿Dónde quedaron las simpáticas telefonistas de las películas de los 50 y 60 del siglo pasado? El ‘Vuelva usted mañana’ funcionarial de aquellos tiempos se queda en nada frente al implacable cierre de ventanilla digital con que nos topamos, más de lo que quisiéramos, cuando aspiramos a resolver algo vía web. Por eso, la simpatía en los mensajes de error con que lo digital nos da en los morros con más eficacia que cualquier gris funcionario de una película de Berlanga: corre el riesgo de incurrir en un doble recochineo.

 

La de material que las nuevas tecnologías le habrian dado el bueno de Forges.

 

Indefensos, pero muy digitalizados, y encima teniendo que sonreir ante el ingenio del webmaster de turno. Es como si en pleno fragor con un teleoperador del otro lado del Atlántico para conseguir que te den de baja una línea de fibra que falla más que una escopeta de feria el robótico teleoperador que empatiza contigo lo mismo que con una piedra: te contara un chiste. La sensación de cámara oculta sería inevitable. Y nuestro cabreo de españolito cliente alcanzaría la intensidad de un José Luis López Vázquez, un Alfredo Landa y un Agustín González en un película de los 60: todo en uno.

Pese a ello en Creative blog hicieron una recopilación de las tradicionales páginas de error 404 más graciosas. Así vistas, descontextualizadas y sin que te afecten en ese momento, puedes llegar a esbozar una sonrisa. Pero ese deseo por minimizar, por restarle importancia a lo que te está cabreando por segundos y se vuelve bumerán: incurre en lo que se ha dado en llamar el Efecto Streisand.

 

«Estamos ordenando y hemos dejado ir esta página con gratitud»: el ‘simpático’ mensaje de error web de la simpar Mari Kondo en su página.

 

El efecto Streisand no proviene del talento musical o interpretativo de la diva estadounidense o no al menos de los talentos que la han hecho célebre. Desde 2003 se denomina así al efecto que produce en la red de redes el intento por censurar cualquier publicación o noticia. El punto de partida fue una fotografía aérea que se tomó de la mansión de la estrella para un reportaje periodístico. Los persistentes intentos de la actriz-cantante por censurar dicha foto tuvieron el efecto contrario: se propagó mucho más que si simplemente la hubiese dejado pasar. Desde entonces el rosario de intentos de censura en los medios digitales que han provocado justo lo contrario se cuentan por decenas. Y el mundo bibliotecario y librario, en general, no iba a ser una excepción.

 

En Marvel saben bien que interactuar con páginas web precisa muchas veces de la fortaleza de un superhéroe. En su página de error el Capitán América se retuerce de desesperación.

 

Sea en digital o en analógico las recientes (y nada novedosas) noticias respecto a censura de obras en bibliotecas están ganando protagonismo. En los últimos años éramos los medios del orbe bibliotecario los que abordábamos estos asuntos con más frecuencia. Pero en los últimos meses el asunto ha ido a más. Y llámase efecto Streisand o bumerán digital: surge la resistencia de las formas más insospechadas.

Hoy nos quedamos con la iniciativa de una pequeña empresaria local, natural de Ohio, que dice haber leído libros prohibidos durante más de 25 años y que ha lanzado el servicio de suscripción mensual Banned Books Box (Caja de libros prohibidos). Ariel Hakim, que así se llama la emprendedora, estuvo trabajando en la biblioteca de Wasworth en la sección de referencia. Allí se despertó su interés por las prohibiciones de libros. El revuelo formado por las horas del cuento con drag queens que programaron en varias bibliotecas estadounidenses le hizo fijarse en lo que estaba pasando. Y lo que empezó por un interés hacia los libros infantiles que se iban prohibiendo o retirando de bibliotecas escolares terminó por convencerle de que allí había un negocio.

 

La extrabajadora bibliotecaria ha creado un servicio de suscripción que consiste en envios mensuales de cajas con libros que han sido prohibidos por algún u otro motivo. Pero la avispada empresaria no contaba con que los propios autores ayudarían aportando valores añadidos a las cajas que estaba confeccionando. Por ejemplo, la autora de la novela gráfica Gender Queer, Maia Kobabe, creó exlibris dibujados y hasta un alfiler de solapa al estilo de la novela para que acompañasen a su libro. Una obra que había sido escrita por Kobabe para sensibilizar a estudiantes de secundaria en torno a las personas con identidades no binarias.

La novela gráfica de Kobabe forma parte de la caja de libros prohibidos de diciembre junto a otra novela galardonada con un premio Alex de la Asociación Estadounidense de Bibliotecas. Un premio dedicado a destacar obras dirigidas a adolescentes; y que también ha recibido varios intentos de censura en bibliotecas. Las personas suscritas al servicio de Banned Books Box recibirán en diciembre las dos obras junto con el merchandising diseñado en exclusiva. Y así cada mes Ariel elegirá nuevos títulos que han sufrido algún tipo de prohibición o marginación por motivos extraliterarios.

¿Estaremos al borde de una Ley Seca Literaria? Los garitos clandestinos del Chicago de los 30 ahora serían bibliotecas o librerías perseguidas por resistirse a la represión. Un Al Capone de las bibliotecas está a la vuelta de la esquina.

Y como arrancamos con la Streisand cerremos con ella. Pero como en plena campaña pre-navideña el exceso de edulcorante es contraproducente obviaremos sus canciones y, sobre todo, sus películas como directora para rescatar un momento de la comedia In&Out (1997).
En esta amable comedia, el fanatismo del protagonista con la cantante, servia para fomentar aún más las sospechas sobre su verdadera orientación sexual. Ejemplo perfecto de que cuanto más se reprime algo, más se fomenta.

 

 

Síguenos en:

About Vicente Funes

Vicente Funes, técnico especializado bibliotecas. Gestor de las redes sociales de Infobibliotecas. No dudes en contactar conmigo en: vfunes@infobibliotecas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.