La biblioteca del Ritz

 

Hace dos semanas escasas, el hotel Ritz de Madrid, reabría sus puertas tras tres años inmerso en una profunda remodelación. ¿Una señal de que se avecinan unos felices años 20 pospandémicos? No presumamos tanto. Este renacimiento no ha tenido que ver con una boda real; como en sus orígenes. Si el Ritz que impulsó Alfonso XIII miraba a Europa (concretamente a los Ritz de Londres y París); el remozado Mandarin Oriental Ritz del siglo XXI se mira en el lujo asiático. Un hotel para las élites siempre debe saber quien detenta el poder en cada momento.

 

El Ritz clásico y el Ritz de la actualidad: ¿renovarse o morir? ¿Y si en la renovación se pierde la esencia? Un momento: ¿estamos hablando del Ritz o de las bibliotecas en la actualidad? 

 

En los numerosos artículos que han publicado los medios estos días (contar con Isabel Díaz Ayuso como madrina, mediáticamente, da mucho juego): se han ido glosando las maravillas que aguardan a quienes puedan disfrutar del lujo a partir de 600 euros la noche.

Según relatan las crónicas, en el Mandarin Oriental Ritz, luce una colección de obras de arte creadas ad hoc para sus diferentes espacios y ambientes. Cuenta con cinco restaurantes de alta cocina; cafeterías deliciosas; instalaciones deportivas; spa y centro de masajes; piscinas; jardines… Pero lo más importante, lo que realmente marca la diferencia en un establecimiento de extralujo como es el caso: es su biblioteca. Y en el Ritz no hay biblioteca.

La cadena Mandarin Oriental Hotel Group, a la que pertenece ahora el Ritz, puede que sea de las más importantes pero falla en un detalle que realmente marca la diferencia de clase. Nada que ver con The Ben West Palm Hotel: el maravilloso hotel de Florida del que hablamos en Alexa quiere ser bibliotecaria, pero no la dejan: que incluye en su oferta un servicio de recomendaciones de libros para sus huéspedes en colaboración con la biblioteca local.

 

Este señalar con el dedo tan feo no procede de ningún resentimiento por parte de curritos bibliotecarios a los que pagar 600 euros por noche les parece un disparate. Nada de eso. Es que nadie con un poco de integridad bibliotecaria pasaría por alto esta clamorosa ausencia.

La biblioteca del Ritz, o lo que es lo mismo: su ausencia; es elocuente sobre nuestro tiempo. Si las clases dirigentes no se adornan con cultura: ¿hacia qué mundo vamos? Ni siquiera una estantería con libros falsos. La legitimación social del trepa, en el siglo XX, se apoyaba en una pátina de ilustración. Pero ahora los tiempos son más sinceros: la obscena exhibición del dinero es más que suficiente.

 

La brillante ‘Un lugar en el sol’ (1951): retrato certero de un arribista del siglo XX.

 

En todo caso, para disipar cualquier animosidad por nuestra parte, si la dirección del Ritz requiere asesoramiento profesional para subsanar el olvido: estamos abiertos a alojarnos durante unos días en sus instalaciones y así poder orientarles. Ante todo profesionalidad. Lecturas sociológicas aparte. La inexistencia de la biblioteca en el Ritz va en contra de una tendencia del sector inmobiliario y de lujo actual.

Según un artículo de ‘El Economista’ los 188.000 empleos que, según previsiones del Gobierno, ayudará a crear el plan de rehabilitación de viviendas: no serán suficientes para resucitar al sector de la construcción. Un inciso al hilo de esto: en dicho plan habrá un 30% destinado a edificios públicos. El 70% restante está destinado a viviendas. ¿Qué porcentaje le asignarán a las bibliotecas? Son edificios públicos, sí, pero también son las casas de la cultura. Según este razonamiento deberían optar al 100%.

 

 

¿Pecamos en exceso de mirar por las bibliotecas al incluirlas por medio, incluso, cuando hablamos del sector inmobiliario? No se crean. La revista ‘Money Week’ (la revista de finanzas más vendida del Reino Unido) mantiene actualizada su sección Houses for sale with libraries (Casas en venta con bibliotecas). Las bibliotecas cotizan al alza como valor añadido a la hora de atraer compradores. Entre sus ofertas más recientes:

«villa ubicada en una colina con vistas a Florencia. Tiene una biblioteca con estanterías de madera tallada, un gran vestíbulo de entrada con una escalera de piedra tallada, techos decorativos ornamentados y chimeneas de época. 12 dormitorios, 15 baños. Precio: 10 millones de euros» «salón del siglo XVIII con torre almenara y biblioteca con gabinetes hechos a medida con vista a los jardines. 7 dormitorios, 6 baños, invernadero. Precio: 3,75 millones de libras.» «Casa de campo de los años 50  dependencias rodeadas de jardines que incluyen un lago con una isla. Conserva sus chimeneas de madera de tilo, tiene una biblioteca que incluye una puerta oculta detrás de estantes de libros antiguos. Precio: 1,65 millones de libras.»

 

Para los que no nos llega la nómina ni para comprar la caseta del jardinero tenemos unas magníficas bibliotecas públicas; con fondos tan amplios, que nada tienen que envidiar a estas colecciones. Claro que si atendemos al muy didáctico artículo publicado en ‘Newtral’ radiografiando  las bibliotecas en España: igual deberíamos preocuparnos. De seguir la tendencia de este gráfico, en el 2030, puede que siga sin haber biblioteca en el Ritz; ni tampoco en ningún barrio.

 

Pero lobotomizándonos, una vez más, con el glamur y el lujo. Otro indicador de que las bibliotecas (lo que no implica a la cultura) son objetos de deseo: es el hecho de que la prestigiosa casa de subastas Christie’s lo resalte en las ofertas de su departamento de bienes inmuebles.

Al describir una finca en Connecticut (EEUU) destaca sus 51,3 acres, la  casa principal elegantemente restaurada, una biblioteca, casa de huéspedes, casa del cuidador, cabaña de troncos e impresionante galería de arte. Con vista a la casa de la piscina hay una biblioteca de arte en el segundo piso diseñada para la lectura y la investigación, con un piso y techo de madera de fresno, estanterías empotradas para cientos de libros y grandes luces que cuelgan de un techo inclinado.

 

Por solo 18 millones de euros se podía adquirir esta vivienda en Nueva York dotada de una amplia biblioteca con dos pisos.

 

¿Pasará con las bibliotecas como ha pasado con el mercado del arte? Empresarialismodenomina Will Gompertz, director de Arte de la BBC y extrabajador en la Tate Gallery, en su recurrente ensayo: ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno: a este momento de la historia del arte, en el que las leyes del mercado son las que rigen las fluctuaciones en el mundo artístico.

Esperemos que los afortunados que puedan permitirse estas mansiones les atraigan de verdad  esas magníficas bibliotecas; y no sólo por el empaque que dan al inmueble.

Nosotros, como en otras ocasiones, nos remitimos siempre a la máxima del director de cine John Waters: “si vas a casa de alguien y no tiene libros, no folles con esa persona”. Pese al sabio consejo del padre del cine trash siempre te podían engañar: pero bastaba con escudriñar un poco el desgaste en los lomos para descubrir al impostor.

En cambio ahora, con la lectura digital: ¿quién podrá orientarse a la hora de irse a la cama? El recurso a que lee mucho, pero en digital, nos deja huérfanos de referentes para dejarnos llevar por la lujuria. En este blog, pese a defender la lectura en cualquier formato, nos aventuramos a dar una opinión al respecto: si sólo lee en digital, desconfíe.

En tales cuestiones, el tacto es esencial, y que alguien haya renunciado por completo a la experiencia táctil de la lectura ya nos debería poner sobre aviso (aunque alguno argüirá que son muy diestros pulsando botones, en fin, nos estamos dispersando).

 

 

Volviendo, para cerrar, a lo inmobiliario. Hace unos meses, de nuevo ‘El Economista’, hablaba sobre uno de los símbolos más estrambóticos del boom inmobiliario de hace unos años. Resultar estrambótico en el urbanismo de Benidorm no es algo que esté a la altura de cualquiera. Salvo que tengas 192 metros de altura, 52 plantas, seas de color dorado, y te corone un cono invertido entre dos torres simulando un diamante que, en perspectiva: podría interpretarse como la entrepierna de una gigante robótica sin tronco.

 

 

Es el rascacielos Intempo. Vendido en 2017 a un grupo inmobiliario que lo concluyó y puso a la venta. Actualmente los pisos se venden desde 200.000 hasta el millón de euros. La venta va algo lenta. Desde Infobibliotecas, lanzados tras el órdago al Ritz, les aconsejamos que incluyan una biblioteca en la última planta. Justo en el embudo (seamos ahora más elegantes en las comparaciones) que lo corona. Seguro que, con esas vistas, y una buena selección de fondos: se los quitan de las manos.

«El castigo del lujo
Está en el aire para que todos lo vean
Y es feo ahora
Y se pone peor cada dia
(¡Hey hey hey!)»

 

El castigo del lujo

Orchestral Manoeuvres in the Dark

 

Síguenos en:

About Vicente Funes

Vicente Funes, técnico especializado bibliotecas. Gestor de las redes sociales de Infobibliotecas. No dudes en contactar conmigo en: vfunes@infobibliotecas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.