Rashomon bibliotecario: busque, compare y si encuentra algo mejor, léalo

 

rashomon-american-poster-2

 

alejandria-cuarteto

¿Estaría Lawrence Durrel influenciado por Rashomon al emprender su maravillosa tetralogía de Alejandría?

En 1950, el director japonés Akira Kurosawa deslumbró a la crítica mundial con su película Rashomon. El relato sobre una violación y posterior asesinato en un bosque se convirtió bajo la mirada del genial cineasta en un relato a cuatro voces entre los testigos del suceso. Tanto es así, que hasta dio nombre al Efecto Rashomon, o cómo distintos individuos pueden narrar un mismo hecho, e influidos por su percepción y subjetividad: dar relatos que difieren sin que ninguno se pueda calificar como falso.

No vamos a equiparar a las bibliotecas con un crimen (aunque el modo en que las maltratan algunos responsables políticos se pudiera calificar como tal) pero sí que es perfectamente aprovechable este Efecto Rashomon como perspectiva desde la que asumir las versiones que sobre una misma institución, pueden tener los diferentes sectores de la población.

¿Qué sería lo más cercano a un Rashomon bibliotecario? La primera respuesta se nos antoja obvia: un estudio de usuarios.

 

14

Tabla de uno de los estudios recientes más completos que se han hecho sobre el valor de las bibliotecas en nuestro país: Estudio de Impacto Socioeconómico de las Bibliotecas de la Comunidad Foral de Navarra

 

En este sentido, lo más reciente sería el informe sobre bibliotecas Book Reading 2016 del Pew Research Center del que ya hablábamos hace dos semanas. Pero en esta ocasión no nos interesa tanto las expectativas que los usuarios tienen respecto de las bibliotecas, como las diferencias según edad, sexo, estudios, clase social que condicionan sus deseos al respecto. Lo que trasladándonos al ámbito publicitario denominarían target o mercado objetivo: el destinatario ideal de un producto y servicio.

luis-bassat-la-creatividad-reasonwhy_es_

Luis Bassat, un referente hablando en publicidad en nuestro país.

Y ¿quienes son los destinatarios ideales de una biblioteca? He ahí la cuestión, que son tooooda la población. Así pues pongámonos elegantes, los caballeros con traje y corbata, las damas con tacones y faldas entalladas, fumemos como si no hubiera un mañana y sirvámonos copas del minibar. Si en el post previo citábamos la serie Mad men, en este post nos situamos directamente en el despacho del carismático Don Draper. Estamos una reunión de creativos y nuestros clientes son absolutamente todos.

¿Cómo diseñar una campaña lo suficientemente atractiva para seducirles? Si tantas cosas han absorbido las bibliotecas del mundo empresarial, ¿por qué no también las campañas publicitarias?

 

thinksmall

«Hace que tu casa parezca más grande» «Piensa en pequeño»

 

Precisamente en 1960 se lanzó la revolucionaria campaña de Volkswagen en los Estados Unidos: «Think Small» (Piensa en pequeño). La agencia publicitaria DDB se enfrentaba a un gran reto, convencer a los norteamericanos coetáneos de Don Draper de que dieran una opción a los coches pequeños obsesionados como habían estado, desde siempre, con los coches grandes. ¿Cómo lo consiguieron? Siendo honestos y resaltando la característica que les diferenciaba: su tamaño.

¿Qué podría extraerse de esta campaña para las bibliotecas? Que no las vendamos como lo que no son. No son guarderías, no son centros educativos, no son museos, no son galerías de arte, no son cines, no son videoclubes, no son tiendas de cómics, no son cibercafés, no son centros sociales… Son todo eso, y mucho más. Olvidémonos de una vez de que fomentan la lectura, y defendamos que fomentan la cultura, así a lo grande. Un posible eslogan que le quite el miedo a los que no se acercan: no te adaptas tú a la biblioteca, la biblioteca se adapta a ti.

 

la-na-nn-marlboro-men-20140127

«Ven donde está el sabor»

 

Las nuevas generaciones no recordarán la típica sintonía del hombre Marlboro. En el siglo XXI sería impensable un anuncio de cigarrillos en las televisiones; ni tampoco ninguna campaña publicitaria que recurriese al vaquero tipo John Wayne como modelo a imitar. Tras los metrosexuales, los ubersexuales, los andróginos, los tecnosexuales, o cualquier otra etiqueta que se quieran inventar para vender: es difícil (afortunadamente) que el estereotipo de virilidad se siga rigiendo por patrones propios del western.

Pero en 1955, que fue cuando lanzaron dicha campaña, la imagen del macho como Dios (¿pero cual?) manda: seguía vigente aunque ya se insinuaran en el horizonte las orejas de la liberación femenina que todo lo iba a trastocar. Aunque en la España de los 80 aún quedaban ejemplares patrios, que guardaban las esencias.

 


93141

 

La idea era clara, el hombre libre, independiente, fuerte, aventurero. ¿Se puede rescatar algo de esta campaña para los hombres del siglo XXI? Sin duda, algunas estupideces se han renovado en versión 2.0. Por ejemplo la poca afición por la lectura que se hace patente en que el porcentaje de no usuarios de bibliotecas según el citado estudio de Pew Research Center, sean hombres. Y en esto no nos diferenciamos en nada de los estadounidenses, según el informe de la OCDE de 2015, los chicos son los que menos leen, y su déficit de lectura afecta a sus calificaciones; todo lo contrario que en el caso de las chicas.

Entonces, ¿qué lectura en clave bibliotecaria se puede hacer del hombre Marlboro? Que si se trataba de idealizar un estilo de vida, una vía de seducción para los jóvenes podría pasar por convencerles de que no hay mayor rebeldía que la lectura, que tal y como están las cosas es lo más contracultural que puedes hacer. Algo así como convencerles de que el James Dean, rebelde sin causa en el siglo XXI iría a la biblioteca; pero sin recurrir a James Dean, que ni les suena.

Y en el otro extremo, para los hombres que sí recuerdan la sintonía del hombre Marlboro: insinuándoles (con mucho tacto) que la cultura es lo único que aporta dignidad cuando el cuerpo se empeña en ir negándotela, que aporta un plus que evitará que nadie te trate como un niño, ni te llame abuelo sin ser tu nieto.

 

portapapeles1

Hot dudes reading (Tios calientes leyendo) una cuenta de Instagram en la que se publican fotografías de hombres pillados, supuestamente, a traición leyendo en espacios públicos. ¿Si realmente son pillados in fraganti, ninguno ha denunciado el uso de su imagen, o acaso están encantados?

 

mad-men

Peggy Olson ganando en color temporada a temporada de Mad men

En tiempos más cercanos, 2004, la campaña del jabón Dove bajo el eslogan «Belleza real», se ha erigido como una de las mejores campañas de todos los tiempos. Es emblemático de un tipo de publicidad que desde entonces no ha dejado de explotarse: detectar un tema especialmente sensible para un determinado target, y tratarlo abiertamente dándole la vuelta.

Peggy Olson, la pupila de Don Draper, y única creativa de la agencia de Mad men, habría estado entusiasmada con esta campaña (bueno en general todas las mujeres de Sterling Cooper, que así se llamaba la agencia). La reivindicación orgullosa del cuerpo femenino fuera de cánones impuestos, y corsés autoritarios de la industria de la moda, era un auténtico bombón para seducir a las mujeres.

 

dove

 

¿Qué enseñanza podemos sacar para vender las bibliotecas al target femenino? Pues resulta un poco irrelevante, porque precisamente si hay un público que apoya las bibliotecas, las usa, las visita y las celebra, según las encuestas: esas son las mujeres. Así que sólo hay que perseverar en lo que bueno que se ha ido haciendo, y seguir apostando por lo mismo que el jabón: la naturalidad. Ya recordábamos a través de Elvira Lindo, en Feminismo de gran almacén, la deuda que los literatos (y las bibliotecas) tienen hacia las mujeres en general como ávidas lectoras; y en particular hacia las amas de casa que se subieron al tren de la cultura cuando pudieron y cómo pudieron.

 

sharon

No solo el jabón Dove, la empresa de cosméticos MAC quiso transformar a mujeres anónimas. Es el caso de Sharon Marcus, una bibliotecaria que se prestó para esta campaña de MAC.

 

En este caso tan sólo hay que perseverar en el empoderamiento femenino (palabreja fea, pero en boga, así que si estamos en modo publicitario no vamos a negar la mayor); pero siempre yendo más allá. Por ejemplo, buscando la complicidad de las mujeres no sólo como usuarias, sino como agentes activas de la promoción bibliotecaria entre el sexo opuesto. Es la enseñanza que podemos sacar de la jocosa campaña de la línea de productos para baño masculinos Old Spice, una de las más exitosas de los últimos años.

¿Cómo hacer que los hombres usen Old Spice? Seduciendo a sus mujeres que son las que mayoritariamente compran el gel de baño. Por ello, más de 180 vídeos dirigidos a las redes sociales protagonizados por apuesto galán bajo el título: «Tu hombre podría oler como él«, con versiones cada vez más divertidas que terminaron por seducir a mujeres y a hombres.

 

 

1181340002_740215_0000000000_noticia_normal

Javier Montes y Andrés Barba, listos para una buena campaña de promoción de la lectura

¿Tendrían el mismo éxito una campaña protagonizada por literatos como Andrés Barba, Javier Montes, Jen Lapidus, Paul Auster o Javier Vela? Seguro que entre las féminas lectoras, sí; y poco a poco, igual el sex-appeal de lo literario calaba entre el género masculino.

El filón publicitario podría seguir infinito (¿Te gusta conducir? ¿Te gusta leer?, La Biblioteca te da alas, Préstatelo, préstaselo, Piensa diferente (ven a la biblioteca), Si lees, no conduzcas, Bienvenido a la república independiente de mi biblioteca) pero aparquémoslo por el momento aquí, no sin antes volver a beber de la sabiduría publicitaria de Don Draper.

En la web de la empresa de posicionamiento web Optimizaclick, dedicaron un artículo a resumir las 7 grandes lecciones que había legado Mad men al mundo del marketing. Sólo hace falta leerlas teniendo a las bibliotecas en mente, para comprobar cómo se ajustan como un guante a los objetivos propios de estas instituciones. ¿Quién sabe?, igual de existir un Don Draper en nuestros días, sería bibliotecario en vez de publicista.

 

  1. Toma como referencia las necesidades del cliente
  2. Aprende de tus errores
  3. Cautiva constantemente a tus clientes
  4. Da una vuelta de tuerca a tus estrategias
  5. Complace con ideas a través de emociones
  6. Evalúa tu trabajo y ayúdate de las experiencias personales
  7. No existen las individualidades, solo el trabajo en equipo

 

«Lo que tú llamas amor lo inventaron tipos como yo para vender medias»

Don Draper

» Lo que tú llamas cultura lo reinventaron tipos como los bibliotecarios para vender sus servicios»

Infobibliotecas

 

Síguenos en:

About Vicente Funes

Vicente Funes, técnico especializado bibliotecas. Gestor de las redes sociales de Infobibliotecas. No dudes en contactar conmigo en: vfunes@infobibliotecas.com

1 comentario en “Rashomon bibliotecario: busque, compare y si encuentra algo mejor, léalo

  1. Pingback: Testosterona y #bibliotecas - El blog de InfobibliotecasEl blog de Infobibliotecas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *