Fin de curso, vuelta a la biblioteca

SeñaltraficoniñosCon el final del cole, las bibliotecas se convierten en un lugar lleno de tentaciones para niños y niñas, y de posibilidades para padres y madres que no saben qué hacer con tanto tiempo libre como tienen sus hijos. Y también se convierten, vamos a ser sinceros, en ese lugar fresquito por el que pulular apaciblemente a la sombra (cuando hay presupuesto para aire acondicionado, claro). Por eso, es un buen momento para impulsar actividades veraniegas. Aquí os proponemos tres que esperemos que no os dejen fríos:

 

1. Programas de fomento de la lectura en verano

  Las Bibliotecas Públicas de Nueva York han editado para este verano 2014 un manual de fomento de la lectura que os puede servir de inspiración. Además de clásicos como conciertos, talleres de informática, actividades de manualidades y visitas de autores, hay algunas ideas más frescas:
  • Un concurso de vídeos realizados por adolescentes para motivar a la lectura.
  • Un apartado específico en la web -o, aún más fácil, una página en Facebook o un blog- dedicado al programa de lectura de verano, con actividades, listados con sugerencias de lecturas, juegos, recomendaciones para padres, madres y educadores… Un buen ejemplo es la web de esta iniciativa neoyorquina y su página en Facebook.

El manual incluye, además, recursos para bibliotecarios y recomendaciones de actividades para que el profesorado de las escuelas cercanas se involucren y motiven a los niños y adolescentes a participar en los programas de verano de las bibliotecas. Y, para poner las cosas más fáciles, en la web del programa se incluyen materiales como carteles y trípticos promocionales y educativos que se pueden descargar fácilmente.

 

2. Renovar la oferta

  Aquí os sugerimos colocar en las estanterías novedades y propuestas veraniegas para seguir convenciendo a los asiduos y atraer a los calurosos. Algunos ejemplos:

Además, compartimos aquí sendas propuestas de libros infantiles y juveniles que han recibido premios en los últimos años, elaboradas por la Red Municipal de Bibliotecas de Córdoba.

3. Redecora tu biblio

 

Y como -en el fondo, en el fondo- somos unos frívolos, la recomendación que más nos gusta es ésta: si tu biblioteca no puede ir a la playa, que la playa venga a tu biblioteca. ¿Qué os parece colocar en un rinconcito unas tumbonas, unas sombrillas, un poco de arena, unas toallas playeras de colores, unas mesitas, una carta con exquisitos cócteles literarios, musicales (¡Beach Boys forever!) y cinematográficos, y, por qué no un hilo musical con olas del mar y gaviotas graznando. ¡De lo más relajante!

Y si sois más de montaña que de playa, pues lo mismo pero de camping, con la tienda iglú, la hamaca, las sillas, la mesa, la nevera portátil, unas cuantas macetas para crear ambiente, etc, etc. El hilo musical puede ser de pajaritos piando.

Y si tienes otras propuestas para tu biblioteca, si lo que tenéis pensado para este verano lo va a petar, puedes compartirlo con todos los que hacemos y seguimos este blog. Venga, ¡danos mucha envidia!

]]>

Síguenos en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *