Demoliendo el 2021

 

Cuando a final del año pasado acometimos el tradicional resumen anual en este blog lo hicimos pensando que el cambio del gerundio Desmontando, bajo el que reunimos lo más destacado del año que termina, al más contundende Desguazando: iba a ser algo excepcional. Pero aquí estamos 365 días, más o menos, después repitiendo fórmula con ánimo demoledor.

Si bien es cierto que algunos de los deseos formulados se han cumplido (tenemos vacunas, hemos podido reabrir las bibliotecas con una aparente normalidad, y al fin y al cabo, aquí seguimos): 2021 tampoco ha sido un año como para lanzar las campanas al vuelo. Por ello repetimos contundencia en el gerundio. Queremos demolerlo hasta dejarlo en el chásis, en meras ruinas, en abono para que el 2022 coja fuerza hacia una, no sabemos ya si nueva o no, normalidad.

Aquí dejamos la escalera de posts elegidos para encarar el nuevo año con ánimos renovados.

 

 

«La segregación por generaciones, más allá del entorno familiar, es uno de los proyectos más exitosos del capitalismo. Los ámbitos y espacios de interacción intergeneracional, más allá de los vínculos familiares, se han ido reduciendo sistemáticamente desde hace décadas.» En La biblioteca como puente intergeneracional 

 

 

«Actualizarse continuamente lleva a una vejez prematura. Estar al día se ha revestido de un halo de prestigio que, según en qué asuntos, hay que empezar a cuestionarEn Actualizaciones disponibles para bibliotecas desfasadas

 

 

«Entre meter criada o ponerse a servir, las bibliotecas siempre han hecho lo segundo. Y lo primero, lo de meter criada, hasta que Amazon no desarrolle una versión con la voz de Gracita Morales: que se olvide de las bibliotecas.» En Alexa quiere ser bibliotecaria, pero no la dejan.

 

 

«La legitimación social del trepa, en el siglo XX, se apoyaba en una pátina de ilustración. Pero ahora los tiempos son más sinceros: la obscena exhibición del dinero es más que suficiente». En La biblioteca del Ritz

 

 

«Puestos a cuestionar, probablemente, lo que habría que cuestionar es el sistema mismo de pruebas de acceso a la Administración. El decimonónico, pero aún único, sistema de oposición y/o concurso/oposición.» En Oferta de empleo público para bibliotecas del siglo XXI

 

 

«exigencia de que la distancia entre un local de juegos y un centro educativo pase de 100 a 800 metros. Y en cuanto a equipamientos sociales (y es aquí donde se cita expresamente a las bibliotecas): la distancia ha de ser de 450 metros como mínimo.» En Hagan juego, señores…pero lejos de la biblioteca.

 

 

«¿sería posible imaginar a un  Felipe Gonzalez, un José María Aznar o a un Rodríguez Zapatero yendo a clausurar un congreso de bibliotecas en España?» En Y ahora, ¿hacia dónde miramos? Bibliotecas y políticos

 

 

«El fútbol convertido en escenario para actos en apoyo a los derechos LGTBIQ. Esos estadios repletos de testosterona dónde tanto se ha abusado de la palabra maricón como insulto; y del himno cantando por Freddie Mercury We are the champions como grito de exaltación viril En La biblioteca está abierta

 

 

«¿cuántas cosas hacemos para un mundo que no existe? Y más específicamente, ¿cuántas cosas se hacen desde las bibliotecas para un mundo que ya desapareció o aún no ha llegado? Se nos ocurren unas cuantas.» En Biblioteca para un mundo que no existe.

 

 

«La insularidad bibliotecaria proviene de su singularidad como institución fuera de la lógica capitalista más extrema. Su insularidad lejos de excluir: acoge a todo el mundo. Y un gesto tan simple contraviene la privatización cultural que de una biblioteca pública puede hacerse.» En La biblioteca como isla.

 

 

«las plantas naturales son tendencia en bibliotecas. En la biblioteca asiática cuentan con un jardín interior, una sala de hidroponía (cultivo de plantas en soluciones acuosas), lámparas vegetales y herramientas de aprendizaje digital muy orientados a la concienciación sobre la sostenibilidad y los problemas ambientales.» En Biblioteca inmersiva.

 

 

«las mujeres bibliotecarias se perciben más fiables que sus colegas masculinos: 92% frente al 62%. En las personas con estudios se incrementa la confianza en la profesión en un 96% frente al 85% (ni tan mal) de la población con nivel más bajo de estudios.» En Bibliocondría: patologías bibliotecarias.

 

Síguenos en:

About Vicente Funes

Vicente Funes, técnico especializado bibliotecas. Gestor de las redes sociales de Infobibliotecas. No dudes en contactar conmigo en: vfunes@infobibliotecas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.