Bibliotecas y desarrollo sostenible: ideas para la acción (I)

IFLA_UNagendaEn agosto se cumplirá un año de la aprobación de la Declaración de Lyon sobre Acceso a la Información y Desarrollo por la que la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) y más de medio millar de instituciones educativas y culturales de todo el mundo -desde organizaciones bibliotecarias a universidades- reivindican la necesidad de garantizar el acceso igualitario a la información y el conocimiento para favorecer el desarrollo sostenible y mejorar la vida de las personas. La declaración es un instrumento de presión para influir en la agenda de desarrollo de Naciones Unidas, y un año después de su aprobación, la IFLA ha publicado el resultado de una consulta realizada a sus diferentes secciones sobre la relación entre bibliotecas y desarrollo sostenible. Hay ejemplos e ideas muy interesantes que constituyen un excelente argumentario para la acción en la defensa y mejora de los servicios bibliotecarios. Aquí os presentamos una primera entrega de las más destacadas.

La bibliotecas, la nueva plaza del pueblo

Son espacios públicos donde todo el mundo es bienvenido y puede participar, hacen una aportación esencial al desarrollo del capital social, educativo y recreativo de las comunidades locales, y son un pilar importante de la democracia. Son las bibliotecas públicas, las nuevas “plazas del pueblo”. Así reivindican desde la Sección de Bibliotecas Públicas el papel de éstas en el desarrollo sostenible de las comunidades. Los servicios bibliotecarios, las herramientas tecnológicas, los formatos de las colecciones y las necesidades de la población son diversas y siguen evolucionando a un ritmo acelerado, pero desde la sección identifican algunos ejes clave en la ecuación que une bibliotecas y desarrollo sostenible, como son la contribución de éstas a la alfabetización informacional y digital, el acceso de a la tecnología y los medios de comunicación, el apoyo a los creadores y al desarrollo de nuevas formas de creatividad, y el acceso a la información y las ideas. Y aportan valiosos ejemplos de buenas prácticas:
  • Las bibliotecas del Logan City Coucil (Australia) han desarrollado talleres de búsqueda de empleo para desempleados mayores, como madres que se reincorporan al mercado de trabajo, empresarios que han perdido sus negocios o trabajadores que sufren de forma continua períodos de paro.
  • En Kenia, la biblioteca pública de Buruburu tiene un bibliotecario digital móvil que lleva la magia de los ebooks a hospitales, escuelas y instituciones para jóvenes que han delinquido.
  • En la biblioteca pública de San Javier-La Loma, una localidad a las afueras de Medellín (Colombia) tenían un problema: cuando estaban diseñando sus servicios a la comunidad se dieron cuenta de que no existían mapas actualizados de la población desde 1071. Impulsaron un proyecto para elaborar mapas de la comunidad de forma participativa, con los vecinos decidiendo qué querían que se incluyeran en ellos y creando los mapas de sus propios vecindarios.
IFLA-biblioteca-publica-san-javier
  • En Croacia, la biblioteca de Rijeka organizó talleres para dar cauce a la creatividad de estudiantes y jóvenes desempleados con la publicación de una revista online muy atractiva, que aborda asuntos que realmente preocupan a la gente para hacer frente así al sensacionalismo de la prensa local.
  • En la biblioteca pública de Olsztyn (Polonia) han puesto en marcha un laboratorio de TICs, el MultiCentre, en el que los usuarios pueden componer música, dibujar caricaturas, producir películas de todo tipo, incluidas las de animación, y construir robots. Organizan cursos en cuatro módulos: MultiArt, MultiMusic, Multiciencia y MultiTec.
Más allá de estos ejemplos (y nos cuentan muchos más), la sección de bibliotecas públicas hace una serie de recomendaciones para el desarrollo de políticas públicas. Desatacamos algunas:
  • Defender del acceso universal y gratuito a las bibliotecas públicas.
  • Apoyar la participación y la formación de las personas en las aptitudes y las habilidades necesarias para el aprendizaje, el acceso a la información y la alfabetización en todas sus formas.
  • Reconocer y apoyar la importancia de las bibliotecas públicas como lugares seguros y neutrales que contribuyen activamente al desarrollo del capital económico y social.
  • Defender a campañas internacionales la posición de las bibliotecas públicas como elemento clave para facilitar información esencial y de confianza.
  • Garantizar el uso de herramientas tecnológicas para el desarrollo empresarial, permitiendo que las bibliotecas estén bien equipadas y actualizadas en las TICs.
  • Defender una financiación fuerte de las bibliotecas públicas.
Desde otras secciones, se ha profundizado en algunos de estos aspectos. Los vemos a continuación.

Adquisiciones y desarrollo de colecciones

El acceso libre, gratuito e igualitario a información de calidad es esencial para el desarrollo sostenible, y para que esto sea posible es necesario que bibliotecas y centros de documentación tengan unas políticas de colecciones adecuadas. También lo es la potenciación del acceso abierto, y en particular el apoyo a los autores en esta materia para ayudar a que las comunidades científicas participen en la generación de información que pueda estar disponible de forma gratuita.biblioteca_ebooks Desde la sección se han presentado algunas buenas prácticas en la materia, como el trabajo de la biblioteca de la Universidad de Deaking (Australia) en apoyo a los investigadores en sus publicaciones de acceso abierto, o la labor del Centro de Información de la Mujer de Georgia, que recopila información y trabaja por el desarrollo de valores democráticos a través de la protección de los derechos de las mujeres. También han formulado una serie de recomendaciones para los responsables de la toma de decisiones políticas. Entre otras cosas, proponen:
  • Desarrollar modelos de negocio nuevos adaptados y más eficientes respecto al libro electrónico.
  • Permitir a las bibliotecas que adquieran y preserven materiales en todos los formatos, incluidos los electrónicos, extendiendo las excepciones que tienen en cuanto a derechos de autor también a los medios electrónicos.
  • Sensibilizar sobre aspectos éticos respecto a las bibliotecas, para garantizar una selección neutral de la información y los materiales que se adquieren.
 

Acceso a la información gubernamental

La Declaración de Lyon reconoce que el acceso a la información gubernamental es un requisito imprescindible para que los ciudadanos puedan mejorar sus vidas, y ayuda a los gobiernos a alcanzar sus objetivos de desarrollo. Las personas necesitan acceder a esa información para montar negocios, encontrar trabajo, desarrollar sus comunidades y encontrar oportunidades económicas, entre otras cosas. Las bibliotecas gubernamentales juegan un papel crucial en esta materia, no solo ayudando a encontrar esa información, sino también, por ejemplo: contribuyendo a que los ciudadanos desarrollen las aptitudes necesarias para buscar, acceder, entender y usar la información; facilitando la tecnología, el asesoramiento y los servicios a nivel local y nacional para distribuir esa información; educando a los funcionarios públicos en el acceso a la información; y preservando la información gubernamental en todos los formatos en archivos históricos para que pueda ser usada por las generaciones futuras. Por eso, desde la IFLA defienden que se reconozca la contribución de las bibliotecas y el personal bibliotecario en estas materias y en la ampliación del gobierno abierto, y que se desarrollen y mantengan en todos los países redes potentes de bibliotecas especializadas en información gubernamental para ayudar a la ciudadanía a acceder, usar y aplicar esa información en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible.

Conservación del patrimonio cultural

Pero ya sabemos que sin la conservación de la información no hay acceso a ella. Desde la sección especializada de la IFLA en la materia reivindican primero el papel de bibliotecas, archivos y otras instituciones culturales como guardianes del patrimonio y cómo esa preservación permite a los ciudadanos ejercer sus derechos culturales, sociales, económicos y políticos. Y para que esto sea posible, recomiendan algunas medidas:
  • Más recursos para llegar a las sectores de población con menos recursos, porque los archivos analógicos y digitales de muchas culturas están en peligro por la falta de financiación, espacios adecuados y conocimiento.
  • Un programa de formación que ayude a seguir elaborando buenas prácticas y protocolos de actuación, al intercambio, la mejora de las capacidades del personal que trabaja en estos servicios, y la revisión permanente de las normas ISO, NISO y otros estándares de actuación.
Y recuerdan algo que merece la pena no olvidar: se trata de preservar y celebrar la diversidad cultural que con el paso de los años se ha venido perdiendo, o que se ha suprimido por intereses varios. La era digital, con internet a la cabeza, facilita esta labor. Es una oportunidad que merece la pena aprovechar. En la próxima entrega de este resumen de recomendaciones nos centraremos en la alfabetización, en las bibliotecas infantiles, juveniles, en las escolares, y en la contribución de las bibliotecas a la mejora de la salud de la población. Esperamos que os resulte útil. ¡Feliz semana!]]>

Síguenos en:
error

Celebración y reivindicación en el Día Internacional de los Archivos

Día Internacional de los Archivos, una jornada dedicada a celebrar el valor que tienen y para contar por qué es importante defender a estas instituciones y a los profesionales que las hacen posible. Son, entre otras cosas, la base de la identidad de las comunidades y una garantía para el buen funcionamiento de la democracia, y es necesario que la ciudadanía y los responsables políticos sean conscientes de ello y conozcan los maravillosos documentos útiles, únicos, extraordinarios, raros que en ellos se conservan. Archivos_DiaInternacionalPor el lado de la celebración y la visibilización de los fondos que atesoran los archivos, una de las iniciativas más importantes que se organizan cada año a nivel internacional es la recopilación de imágenes de documentos excepcionales que realiza el Consejo Internacional de Archivos para mostrarlos en esta web. El plazo para enviar imágenes finalizó este fin de semana, pero podréis disfrutar del resultado (y difundirlo) a partir del día 9. Un dato: en la pasada edición, solo en el mes de junio, la página tuvo más de un millón y medio de visualizaciones, así que si no habéis participado aún, apuntad la cita para el próximo año. Es un gran escaparate para vuestros tesoros. Ya en nuestro país, destacamos algunas iniciativas. En la Comunidad de Madrid, se ha organizado todo un programa de visitas guiadas, conferencias, cine y música para celebrar este día en el Archivo Regional, situado en la antigua fábrica de cerveza “El Águila”, hoy reconvertida para seguir dándonos muchas alegrías ;). La actividad que más nos gusta de las que organizan tiene que ver con el inicio de la Campaña “Compartiendo memorias”, por la que los madrileños que lo deseen podrán compartir todos aquellos documentos antiguos de valor que conserven en casa, tipo correspondencia de antepasados que se refiera a hechos históricos, salvoconductos, pasaportes, nombramientos, diplomas, cartillas de racionamiento, nóminas, contratos, carnés de sociedades antiguas, autógrafos, fotografías de la Guerra de Cuba… Esos documentos serán digitalizados durante los días 8 y 9 de junio, y las personas que los aporten obtendrán copia de ellos si acuden con una memoria USB, además de poder ver los trabajos que se desarrollan en los talleres de reproducción. Archivos_DiaInternacional_MetroEn muchas otras ciudades y pueblos se organizan actos y exposiciones. No importa el tamaño, lo bueno es compartir la riqueza de los archivos, que es mucha. Por ejemplo, en Barbastro (Huesca), el Archivo del Ayuntamiento y el Servicio de Archivos de la Comarca de Somontano organizan una exposición de siete pergaminos medievales correspondientes a los reinados de Alfonso III y Jaime II de Aragón, a caballo entre los siglos XIII y XIV, que hablan de fueros y privilegios, obligaciones para costear las deudas de los monarcas, y de justicia en los conflictos entre cristianos y judíos. Podrán disfruarse del 1 al 10 de junio.

Reivindicaciones

Y en el terreno del debate, la reflexión y la reivindicación, una cita ineludible es la Jornada «Archivos en tiempos de crisis» que organizan la Asociación de Archiveros de Andalucía y la Fundación de Estudios Sindicales-Archivo Histórico de CC.OO de Andalucía en la Casa de la Provincia de la Diputación de Sevilla el 8 de junio. De lo que se hablará allí es de la incidencia de la recesión en los archivos, tanto en el ámbito privado como en el público. Archivos_diaInternacionalJornadaLa caída de la inversión en el sector ha supuesto la pérdida de puestos de trabajo y la paralización o el aplazamiento sine die de proyectos de reproducción, digitalización y equipamiento, ente otros. En la jornada se pretende cuantificar los efectos de estas medidas y analizar cómo han afectado a la función que cumplen los archivos, es decir, cómo ha afectado a los servicios que deben ofrecer las Administraciones y a los derechos de los usuarios, a la investigación y la recuperación de la memoria histórica. También se abordarán medidas de superación: búsqueda de salidas profesionales para los archiveros, nuevos enfoques de la profesión y la mejora de la formación de los profesionales. Especialmente cuestionados están los estudios de máster que se ofrecen en muchas ocasiones solo para “hacer caja”, porque ofrecen verdaderas salidas profesionales. En esta página podréis consultar el programa completo y el manifiesto que será leído durante la jornada. Merece la pena resaltar el párrafo con el que comienza, en el que se recuerda la Declaración Universal de los Archivos, aprobada por la UNESCO en 2011:

“Los archivos custodian decisiones, actuaciones y memoria. Los archivos conservan un patrimonio único e irreemplazable que se transmite de generación en generación. Los documentos son gestionados en los archivos desde su origen para preservar su valor y significado. Los documentos son fuentes fiables de información que garantizan la seguridad y la transparencia de las actuaciones administrativas. Juegan un papel esencial en el desarrollo de la sociedad contribuyendo a la constitución y salvaguarda de la memoria individual y colectiva. El libre acceso a los archivos enriquece nuestro conocimiento de la sociedad, promueve la democracia, protege los derechos de los ciudadanos y mejora la calidad de vida”.

La peste de corrupción que estamos padeciendo nos está enseñando lo importante que es la transparencia para garantizar nuestros derechos, el buen gobierno y la sostenibilidad de la democracia. Los archivos son irrenunciables en esa tarea, y todos debemos recordarlo para que sean protegidos adecuadamente. ¡Feliz Día Internacional de los Archivos!]]>

Síguenos en:
error